8 consejos para ser un estudiante exitoso

Si bien es cierto, se podrían considerar muchas otras variables para ser un estudiante exitoso, estas pequeñas acciones si las trasformas en “hábitos” permitirán que tu destino estudiantil sea exitoso.

  • Conseguir el Programa de Contenidos del curso, antes de empezar cualquier curso. Esto es muy importante porque podrás saber todas las materias que serán cubiertas a lo largo del curso. De esta manera vas a adquirir una mirada global sobre lo que necesitas saber.
  • Averigua la estructura que tendrán las pruebas, test o examen, por ejemplo, si serán de respuestas cortas, alternativas, respuestas tipo ensayo, cortas o largas.  Esto influirá en la forma en que tú te prepares.
  • Consigue pruebas anteriores a las que puedas recurrir. No hay muchas formas de preguntar un mismo tema y seguramente será similar, si no lo mismo.
  • Pasar en limpio tus apuntes, cuando estés en la casa después de clases. Haz apuntes inteligentes de la materia, utiliza palabras claves, incorpora color en ellos y así podrás recordarlo fácilmente. A veces los apuntes pueden estar muy desorganizados, sin estructura ni títulos, debido a la prisa por escribir todo y lo que obtienes son páginas y páginas de texto difícil de aprender
  • Redacta la mayor cantidad de preguntas que puedas al final de tus apuntes en clase.  Especialmente toma nota y escribe todas las preguntas que se hagan durante la clase porque pueden esconder o sugerir lo que entrará en el examen.
  • Preparar las materias antes de clases. El objetivo de una clase es aclarar dudas, no escuchar la información por primera vez. Lee los correspondientes capítulos antes de clase, así sabrás lo que habla el profesor y podrás hacerle las preguntas que tengas. Participarás más, el profesor te lo agradecerá y darás una buena impresión a tus compañeros.
  • Preguntar en clase, sin temor. Solo los que participan aprenden. Es probable que la mayoría de los otros alumnos tengan preguntas similares y discutirlas en clases te ayudará a recordarlas durante el examen. Aún si la pregunta te causa vergüenza o confusión.
  • Siéntate adelante en clases.  Te sentirás mejor haciendo preguntas porque nadie se tendrá que voltear para escucharte y también es más probable que no te duermas porque estás más involucrado en lo que está sucediendo y probablemente serás emplazado por el profesor. No temas que el profesor haga más preguntas a los alumnos que están adelante porque ello te mantendrá pensando más activamente durante la clase.